• Telefonos: 432528 Int. 158 - Cel. 15544394
  • info@radiouniversidad.com.ar

“Ningún ejército liberó a un pueblo, en Bolivia hubo un golpe de Estado”

El presidente electo participó de la presentación del libro “Política y elecciones en América Latina” y aprovechó la ocasión para agradecer al mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador por darle asilo a Evo Morales.

Buenos Aires (Infobae).- El presidente electo Alberto Fernández le agradeció este lunes al mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador por brindar asilo político a Evo Morales y aseguró que en Bolivia “ningún ejército ha liberado a un pueblo” sino que “ha habido un golpe de Estado”.

En la presentación del libro “Política y elecciones en América Latina”, de la que también participó Marco Enríquez-Ominami, fundador del Grupo de Puebla, Fernández comenzó su discurso señalando que hoy “es una muy mala jornada para los que queremos que la democracia se afiance en la región”.

“No hay ningún ejército que ha liberado a un pueblo, ha habido un golpe de Estado; para que nadie se confunda y para que hablemos claro y sin mentiras”, dijo enfático el líder del Frente de Todos. Y, sin nombrarlo, disparó un dardo contra el gobierno de Mauricio Macri: “Que después cada uno se haga responsable de las cosas que dice”.

Luego, destacó la “generosa” actitud del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por brindarle asilo a Evo Morales y a decenas de sus ministros y funcionarios en su embajada. “Cómo lo hizo con nosotros en los 70. Mi gratitud es eterna”, dijo recordando a los argentinos que se exiliaron en ese país durante la última dictadura militar.

El presidente electo Alberto Fernández le agradeció este lunes al mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador por brindar asilo político a Evo Morales y aseguró que en Bolivia “ningún ejército ha liberado a un pueblo” sino que “ha habido un golpe de Estado”.

Fernández también le agradeció al presidente de Perú, Martín Vizcarra, por colaborar “de modo más silencioso” y abrir el espacio aéreo de su país para que pueda llegar el avión desde México para trasladar a Morales.

Elecciones y marketing político

La disertación del presidente electo continuó con una enfática defensa de “la política” por sobre las herramientas de marketing electoral que utilizan algunos políticos.

“Cuando Winston Churchill decidió salir por radio y decirle a los ingleses: ‘Tenemos que enfrentar a los nazis y solo tengo para ofrecer sangre, sudor y lágrimas’. ¿Cuántos focus groups hizo?”, se preguntó.

Según Fernández, tanto Churchill como San Martín eran políticos “que tenían muy en claro sus objetivos y actuaban en consecuencia”. En esa línea, aseguró que un político no puede consultar encuestas antes de tomar decisiones sino que debe “hacer lo que su conciencia le dicte”.

“Nosotros no somos producto del marketing, somos hijos de la militancia política, le hemos dedicado nuestra vida a la política”, aseguró.

Finalmente, dijo que lo mejor que puede hacer el progresismo latinoamericano para que los pueblos sean felices es terminar con la pobreza. “Y después hacer lo que siempre hicimos: defender la democracia y padecer a los golpistas”, concluyó.

La renuncia de Evo Morales golpeó la agenda diplomática que Alberto Fernández diseñaba con Donald Trump

El presidente electo había avanzado en un diálogo común con la Casa Blanca durante su gira por México que ahora puede sufrir interferencias por la crisis institucional en Bolivia.

Durante su gira por México, Alberto Fernández mantuvo dos reuniones clave para avanzar en su relación bilateral con Donald Trump. En esos encuentros, que sucedieron en el hotel Camino Real Polanco, Fernández explicó a los enviados de la Casa Blanca su posición sobre la crisis de Chile y Venezuela, además de analizar el impacto de la deuda externa sobre su futuro programa de gobierno. Fueron dos cónclaves de aproximación que dejaron expectante al presidente electo. Todavía no había renunciado Evo Morales y Bolivia era una pieza más en el complejo tablero regional.

Fernández reconoció en México que se había encontrado con Mauricio Claver, director de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, pero omitió referir que tomó café con Eliott Abrams, un halcón republicano condenado en el affaire Irán-Contra que ahora trabaja en el Departamento de Estado.

Junto a Fernández y Claver almorzó Felipe Solá, probable canciller del próximo gobierno peronista. “Estados Unidos quiere que seas exitoso”, le dijo el enviado de Trump a Fernández en un momento de la conversación.

El encuentro entre Fernández y Abrams fue menos distendido y también contó con la participación de Solá. Abrams fatiga la región desde la represión ilegal en el Salvador -fue uno de sus arquitectos con Donald Reagan- y ahora propone desde el Departamento de Estado distintas variables para terminar con el líder populista Maduro.

Antes de la primera vuelta electoral, Fernández pensaba que su mejor estrategia en la región era correr a la Argentina del Grupo Lima y potenciar la influencia del Grupo Puebla, que tiene una mirada más progresista de la agenda de América Latina y está integrado por exmandatarios con escasas posibilidades de regresar al poder.

“La posición de México y de Uruguay en el tema Venezuela es la posición correcta para afrontar un problema que todos vemos. Nadie deja de advertir que allí se ha complicado la convivencia democrática. La Argentina deber ser parte de los países que quieren ayudar a los venezolanos a encontrar una salida. Estar en el Grupo Lima es contradictorio con esto”, afirmó Fernández antes de vencer a Macri en los comicios presidenciales.

El almuerzo con Claver y el café con Abrams sirvieron para atenuar esta posición geopolítica del presidente electo. Fernández ahora evalúa que se puede encontrar una salida a Venezuela dentro del Grupo Lima -como sugirieron los enviados especiales de Trump-, uniendo fuerzas con México y Uruguay si el Frente Amplio vence a los conservadores en el balotaje.

La predisposición de Fernández para encontrar una agenda regional común con Estados Unidos corre peligró por la crisis en Bolivia. Los enviados de Trump reconocieron al presidente electo que la variable Juan Guaidó para debilitar a Maduro no había funcionado, y que la casa Blanca estaba dispuesta a escuchar otras tácticas diplomáticas para iniciar una transición hacia la democracia en Venezuela.

Esa confesión de Claver y Abrams fue importante para Fernández, que no deja de pensar cómo será la ayuda que prometió Trump para mejorar la fortaleza de la Argentina frente al Fondo Monetario Internacional (FMI). Para el presidente electo no hay una negociación quid pro quo entre la situación de Venezuela y la deuda con el FMI.

Claver y Abrams se llevaron a Washington este concepto básico explicitado por Fernández y Trump, y la intención era avanzar en una agenda común que respetará las diferencias y consolidará las coincidencias obtenidas en los dos encuentros sucedidos en el DF.

Ahora los dos enviados americanos deberán desandar el camino para abrir un nuevo capitulo respecto a Bolivia. Fernández considera que hubo un golpe de Estado, mientras que Trump avaló a la Organización de Estados Americanos (OEA) cuando demostró que hubo fraude en las elecciones que Morales utilizó para justificar su nuevo mandato presidencial.

Ante los hechos consumados, la Casa Blanca apostará a nuevos comicios en Bolivia y aún no se sabe si Morales participará del proceso electoral. Fernández no quiere un enfrentamiento puntual con Trump, pero está sujeto a las presiones del Grupo Puebla y de Cristina Fernández de Kirchner.

La situación personal y política de Morales es una pieza clave en la relación bilateral que diseña Fernández con Trump. Ya habían avanzado en Venezuela, y hay cierta expectativa respecto a la deuda externa. La crisis en Bolivia tiene suficiente peso para acercar aún mas las posiciones bilaterales o ponerlas en el freezer como sucedió en épocas de CFK.

Fernández esperará hasta su asunción para mover frente a Trump. Ni un minuto antes, ni un minuto después.

Comentarios

Comentarios

Related Articles

Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Decano de la U.T.N Tierra del Fuego:
Ing. Mario Félix Ferreyra
Vicedecano de la U.T.N Tierra del Fuego:
Ing. Francisco Álvarez
Secretario Administrativo de la U.T.N. Tierra del Fuego:
Lic.Carlos Alberto Cabral
Director de la Radio de la U.T.N. Tierra del Fuego:
Néstor Alberto Centurión
Fecha de Fundación de la Radio: 1 de marzo de 2012
Domicilio legal de la emisora: Sabatini 55 Planta Alta
Ciudad: Rio Grande Provincia: Tierra del Fuego
Teléfono Fijo: (02964) 432528 (int. 158)
Celular del Director: (02964) 15505797
Celular de la Radio: 02964 -15544394
E-mail del director:a.centurion23@gmail.com
E-mail de la radio: radiouniversidadrg@gmail.com
Frecuencia de la emisora: 93.5 Mhz
Resolución definitiva: Nº 0821-AFSCA/15
Nombre Fantasía: La Tecno
Sitio Web: www.radiouniversidad.com.ar
publicidad