• Telefonos: 432528 Int. 158 - Cel. 15544394
  • info@radiouniversidad.com.ar

LAS MÁQUINAS, LA INGENIERÍA Y EL AMOR (POR FABIO SELEME)

Sólo hay máquinas. Todo tipo de máquinas. Máquinas naturales y para el trabajo, a combustión y eléctricas, pero también máquinas sociales y despóticas. Hay máquinas moleculares, deseantes, algorítmicas, estáticas, interconectadas y abiertas al exterior y a todo tipo de determinaciones materiales, políticas y culturales. En este sentido, tal vez la realidad no sea más que una red de máquinas y ensambles maquínicos, tal y como lo formularan Deleuze y Guattari.

Sólo hay máquinas. Todo tipo de máquinas. Máquinas naturales y para el trabajo, a combustión y eléctricas, pero también máquinas sociales y despóticas. Hay máquinas moleculares, deseantes, algorítmicas, estáticas, interconectadas y abiertas al exterior y a todo tipo de determinaciones materiales, políticas y culturales. En este sentido, tal vez la realidad no sea más que una red de máquinas y ensambles maquínicos, tal y como lo formularan Deleuze y Guattari.

Y siendo todo lo existente una trama interactuante de dispositivos, aparatos y mecanismos, todo conocimiento de la realidad y toda filosofía (la gran maquinaria abstracta), puede concebirse entonces como un saber de las ingenierías que organizan, relacionan y cortocircuitan aquellas maquinaciones.

LAS MÁQUINAS, LA INGENIERÍA Y EL AMOR (POR FABIO SELEME).

Sistemas fijos o móviles articulados, siempre con pérdidas y productos, régimen, intercambios y modulaciones, las máquinas movilizan y transforman todo tipo de materiales y flujos mudando la energía, con sus entradas y salidas.

La ingeniería es sin dudas la inteligencia inmanente que hace andar a las máquinas, pero también es la que las construye, luego del necesario aprendizaje paradójico en la destrucción. Es decir que toda ingeniería constructiva antes es, en alguna medida, ingeniería inversa. Porque no hay ingeniería que fabrique sin el previo desensamble material o intelectual que visiona críticamente la razón de las máquinas ya dadas en la realidad existente. Y en tanto desmonta los sistemas que estructuran las realidades y sus maquinaciones, toda ingeniería puede asumirse sin complejos como una filosofía artefactual y cibernética.

En consecuencia, las máquinas proliferan, se reproducen y multiplican por analogía y combinación. Los órganos se extienden y replican en herramientas y máquinas simples como dice Ernst Kapp. Los cuerpos y sus movimientos se extrovierten en artefactos y máquinas energéticas, la inteligencia se objetiva en procesadores y máquinas informáticas. El ingeniero, por su parte, es el hombre de la máquina, engineer, la máquina que maquina empecinada en el imposible de la entropía negativa. Porque lo indefectible de la estructura es la desviación, el desgaste, la desorganización, el virus. Por eso, si a toda ingeniería le precede la ingeniería inversa, a posteriori le sobrevendrá necesariamente la reingeniería, para reconducir y arrancar de nuevo la gestión de los artificios que nunca termina.

La ingeniería sustrae el genio de las cosas y lo “in-genia”, introyectando en los materiales la inteligibilidad combinada en nuevos pliegues, dando comienzo a sistemas novedosos. Y así ingeniería remite a la cuestión del origen de una forma especial ya que consiste en dar comienzo como continuidad de lo que le precede y le ha originado. Ya etimológicamente ingeniería retrotrae a “in gignere” a “generar en” o “engendrar”, conteniendo reveladoramente el prefijo indoeuropeo “gen”, que implica referir a lo que permite la transmisión, difusión y perpetuación de lo que se es, en el futuro, a través del movimiento.

La ingeniería se puede decir y explicar entonces también como una táctica de lo que siendo mortal se inmortaliza en la reproducción y es en ese sentido que se equipara al amor. Amor, como sinónimo de generación y producción, tal como Diotima se lo explica al Sócrates del Banquete. Tanto este amor como la ingeniería son hijos de la circunstancia y la necesidad. Ambos fantasmas se concretan en obras y productos concebidos en la belleza, en el bien equivalente, la unión y la funcionalidad.
Carencia, obstáculos, urgencia, restricción, producción y finitud singularizan tanto la experiencia de la empresa ingenieril como la del amor. Y en ambas se disocia el tiempo como estrategia. Sus caminos y métodos, la erótica y el diseño, escinden la idea de la actuación, distinguen el momento de la planificación del de la ejecución y demoran para el pensar, la acción. Todo con el mismo fin de asegurar la eficiencia y la seducción de los artilugios sobre la irreprimible contingencia de lo real.

(*) Secretario de Cultura y Extensión UTN-Tierra del Fuego

Comentarios

Comentarios

Related Articles

Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Decano de la U.T.N Tierra del Fuego:
Ing. Mario Félix Ferreyra
Vicedecano de la U.T.N Tierra del Fuego:
Ing. Francisco Álvarez
Secretario Administrativo de la U.T.N. Tierra del Fuego:
Lic.Carlos Alberto Cabral
Director de la Radio de la U.T.N. Tierra del Fuego:
Néstor Alberto Centurión
Fecha de Fundación de la Radio: 1 de marzo de 2012
Domicilio legal de la emisora: Sabatini 55 Planta Alta
Ciudad: Rio Grande Provincia: Tierra del Fuego
Teléfono Fijo: (02964) 432528 (int. 158)
Celular del Director: (02964) 15505797
Celular de la Radio: 02964 -15544394
E-mail del director:a.centurion23@gmail.com
E-mail de la radio: radiouniversidadrg@gmail.com
Frecuencia de la emisora: 93.5 Mhz
Resolución definitiva: Nº 0821-AFSCA/15
Nombre Fantasía: La Tecno
Sitio Web: www.radiouniversidad.com.ar
publicidad