• Telefonos: 432528 Int. 158 - Cel. 15544394
  • info@radiouniversidad.com.ar

“Esta situación no hace feliz al gobierno, pero la va a poder manejar”

El contador Baccichetto, ex secretario de Finanzas municipal y ex concejal de Río Grande, aportó un mensaje optimista frente a la incertidumbre generalizada por la vuelta al FMI. Aseguró que la Argentina sobrevivió a crisis “mucho peores” y se mostró confiado de que la gestión Macri podrá sobrellevarla. Fue muy elogioso de la gestión de Gustavo Melella en Río Grande y también de los avances de Rosana Bertone, tras la herencia recibida de Ríos.

Río Grande.- El ex secretario de Finanzas del Municipio de Río Grande y ex concejal de la ciudad Fernando Baccichetto, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la coyuntura económica y la bisagra que marca en el rumbo de la gestión Macri la vuelta al FMI, que muchos ven como un retroceso a las etapas más complicadas de la Argentina, y la preocupación por un dólar descontrolado que repercutirá en el costo de vida.

“No hay nada nuevo bajo el sol. Obviamente la tranquilidad se interrumpe y se encienden alarmas pero, haciendo memoria, han pasado cosas muchísimo peores. Antes de la ley de convertibilidad hubo una gran suba del dólar para persistir a un peso durante mucho tiempo”, recordó de una corrida mucho mayor que la actual en términos comparativos.

“Creo que esta situación no hace feliz al gobierno pero la va a poder manejar. Este es un dólar de libre acceso pero con intervención del Banco Central, que pone plata para que no se dispare, es decir que no es un dólar libre. El país no tiene las reservas de dólares de Estados Unidos y, cuando se queda sin dólares para inyectar, como una política shock sube las tasas. Esto le dio un efecto relativamente favorable, pero si esto se interrumpe, lo que queda es salir a pedir plata”, resumió de las condiciones que derivaron en la vuelta al FMI.

“A Macri y su gabinete le puede faltar experiencia política pero no son tontos. Esto puede no ser una medida negativa”, aseguró, si bien no negó el impacto psicológico en la población, que ve venir un ajuste mayor del que se estuvo viviendo en los dos primeros años de gobierno. “La economía tiene un gran componente psicológico, porque habla del comportamiento de las personas. El hecho de ir a pedir plata al FMI pone sobre aviso a la gente, que empieza a ajustarse el cinturón. Si el gobierno falla en algo, es en la comunicación. Lo tiene a Durán Barba, pero necesita un publicista que ponga un nexo entre el gobierno nacional y las personas”, dijo, a fin de llevar tranquilidad a la población.

El ex secretario de Finanzas del Municipio de Río Grande y ex concejal de la ciudad Fernando Baccichetto, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la coyuntura económica y la bisagra que marca en el rumbo de la gestión Macri la vuelta al FMI.

“Argentina está dentro del mundo y la economía tiene fases de expansión y fases de retracción. No creo que el mundo esté en expansión en este momento sino en una fase de replanteo. Está creciendo exponencialmente en cantidad de personas y hay sectores que van rapidísimo, como la tecnología y las comunicaciones; y otros que van más lentos, como la producción o el tema ambiental, que está terriblemente rezagado. En Argentina la gente produce mucho, pero hay dos problemas: uno es el estado argentino y otro cómo gasta la plata la gente. En estos dos puntos tenemos la solución del 70% de los problemas económicos del país”, aseveró.

Por un lado hay una fuerte presión fiscal, y por otro los argentinos “gastamos muy mal. A la gente no se la educa con una visión global de la forma de hacer dinero. El estado, con los mecanismos que tiene, no se encarga de direccionar el comportamiento económico de la gente y lo podría hacer, porque el impuesto no tiene solamente un fin recaudatorio sino la posibilidad de redireccionar las actitudes de la gente en el mercado”, observó.

En este punto, consideró que haría falta incentivar el gasto en actividades que agregan valor, y limitarlo por la vía impositiva en las que no. “Si alguien recibe una herencia o le aparece dinero de pronto, hay dos alternativas, ampliar la casa, construir un quincho, o comprar un auto. Gastar en una u otra cosa genera resultados diferentes en la sociedad”, dijo, teniendo en cuenta que la construcción mueve la economía y no así la compra de automóviles, según su criterio.

Incluso si alguien pone dinero en plazo fijo en lugar de invertir, observó que “esa plata va a alguna parte y alguien va a tomar ese dinero. Hay que ver si ese dinero va a la construcción del quincho o a la compra de un auto”, insistió, reiterando que “depende de cómo gaste, cambia de manos el dinero y, cuantas más veces cambia, más cadena de valor agregado se produce”.

Globalización inevitable

Frente a la incidencia de las importaciones en la industria nacional, con la caída de miles de puestos de trabajo, manifestó que “los países de occidente han defendido mucho su industria nacional, pero ya es una batalla perdida en manos de oriente. Durante años el intervencionismo del estado para proteger la industria fue una herramienta válida que después se cayó. Hoy es impensable un mundo que no funcione a través del comercio internacional. Acá se pueden fabricar teléfonos, pero no la tecnología, que son polos de desarrollo inmensos. En esto Argentina está a la super zaga, con la cantidad de cerebros que ha exportado”.

Planteó una idiosincrasia compleja del argentino para acordar políticas de conjunto. “El argentino está reconocido a nivel internacional como un ser humano con capacidad para solucionar problemas, porque uno nunca sabe cómo se va a levantar al día siguiente, por eso tenemos otra capacidad de supervivencia. Pero, equivocado o no, el argentino se basa mucho en sus propios conceptos y son muy renuentes. En otros países no son tan renuentes a que lo resuelva el gobierno y no hay 40 millones de librepensadores que acierten. Muchos aciertan y a otro tanto su propia idea los puede llevar al fracaso”, advirtió de esta visión individualista que se traslada a todas las actividades.

Sin política de estado

No obstante este perfil, consideró imprescindible acordar políticas de estado en el país. “Un día se cierra toda la importación, se controla absolutamente el dólar, y a los dos años hay libre mercado de cambio. Hay una fluctuación entre un extremo y otro desde el año ’30 hasta ahora. Para mí no son los gobiernos los que tienen que plantear las políticas de estado, ni los partidos políticos, sino la sociedad. Eso se establece en la Constitución, que es la ley marco, pero muchas veces las leyes pisan los límites de lo constitucional. El impuesto a las Ganancias era un impuesto de emergencia”, mencionó, y sin embargo quedó instalado como norma.

“Hay asuntos que deberían definirse en un acuerdo global. En esto sí tiene que dar el puntapié inicial el gobierno nacional, para convocar a un pacto de convivencia que permita reglas claras para todos. El que tiene que dar el ejemplo es el estado nacional. Un ejemplo es el costo laboral en la Argentina y acá hablamos de supervivencia: cuando se pagan los sueldos y a los tres días se paga el famoso 931 con los aportes y contribuciones, ese aporte es del 50% y eso no se resiste. No tienen por qué ser tan caros los aportes y contribuciones, que van a la ANSES a pagar planes. Es un circuito tóxico, porque pagamos para que otros reciban. Pueden tener necesidad, pero si comparamos los subsidiados en 2001 con los del 2015, en 2001 no había tantos subsidiados y la necesidad existía”, dijo, poniendo en duda que lo que hoy se plantea como necesidad sea tal y no se utilice el subsidio “como herramienta política”.

“Por otro lado, hay jubilaciones exorbitantes e injustificadas, como las jubilaciones de privilegio. Esto tiene que terminar de una vez. Es una locura hacer siempre lo mismo y pretender resultados diferentes. Es hora de que haya una convocatoria para un cambio, donde básicamente todo el mundo va a tener que resignar algo, y a la cabeza tiene que estar el estado nacional”, subrayó.

Advirtió que “la presión fiscal de los fueguinos es sumamente inferior al continente, porque la realidad de la Argentina no es la misma. El estado tiene que convocar a los actores principales, los gremios, las cámaras, sentar a todos en una mesa y este momento se tiene que plantear al inicio del mandato de un presidente, para fijar las reglas de juego y después luchar para la persistencia”.

Menos horas para más trabajo

El contador por otra parte planteó un cambio de paradigma en la modalidad de trabajo. “Yo pienso que en el mundo moderno no hace falta que la gente trabaje nueve horas por día, además nueve horas son trece horas en el norte, entre la hora del almuerzo y los traslados. Adiós la vida con eso. También hay que mejorar el índice de productividad y todo debe tender a una mejor calidad de vida como concepto global”, dijo.

Consideró posible que esto ayude a generar más empleo, “si el estado nacional baja los impuestos, los gremios se acomodan un poco a la situación y las cámaras bajan la rentabilidad y aumentan la rotación”.

Autos y gente

Respecto de dónde está la plata de los fueguinos concretamente, al momento de analizar cómo se gasta, sostuvo que “hay que mirar por la ventana. En Río Grande hay 70 mil autos para 120 mil personas, y es una cuenta que nos tiene que llamar a la reflexión. Ushuaia está peor y es un dato para tener en cuenta. Hay muchísimos autos que son de alta gama, si bien se está construyendo mucho y hay muchas obras particulares”.

Esta realidad marca una diferencia con el resto del país, en una provincia donde “el costo del estado tiene un peso que no lo soportamos en nuestra espalda, porque coparticipamos impuestos que los fueguinos no pagamos, más las regalías, los impuestos que recaudan los municipios, más la promoción industrial”.

No obstante, la crisis es tan profunda como en cualquier jurisdicción: “El informe que dio la gobernadora sobre el IPAUSS fue alarmante y cuatro mil jubilados se llevan una gran parte del presupuesto y el gasto público. Esto es algo que hay que rever. En un momento de la gestión Ríos la masa salarial era el 103% del presupuesto, cuando la Constitución dice que debe propender a no superar el 50%. Esto se bajó, y no se puede gastar en sueldos más que todo el presupuesto. Esto impactaba en la calidad de vida de todos los fueguinos”, manifestó.

Una gestión ordenada

Consultado sobre su visión de la gestión Melella, luego de haber estado a cargo de las finanzas por varios años en el Municipio de Río Grande, dijo que “está ordenada. No lo sigo de cerca pero es más por lo que capto de la gente que por lo que percibo yo. Se ha apostado al deporte, hay colectivos de última generación, la ciudad está prolija, está limpia, y la calidad de vida de los riograndenses es buena”, evaluó.

Atribuyó esta situación en la zona norte, donde golpea fuerte la desocupación, a que se mantuvieran políticas de estado a nivel municipal. “A partir de Colazo en el ’91, Río Grande tuvo política de estado, nos guste o no nos guste. No digo que las haya puesto Colazo, pero los intendentes que lo siguieron, Martín y Melella, continuaron con una línea de conducta y vieron que el desarrollo de infraestructura era fundamental para mejorar la calidad de vida de la gente. Esta es una política de estado y fue persistente en el Municipio. En el año ’91 ordenamos las finanzas, porque había una serie de temas en agenda y varias demandas, como la deuda de obras sanitarias. Se fijó un perfil de austeridad y creo que el Municipio de Río Grande es austero y con cierta consistencia en el gasto. Se ven obras de mantenimiento de la ciudad, se ve que alguien se está ocupando, los cordones están pintados, la recaudación de recursos propios es muy buena y la gente tiene posibilidad de pagarlos. Los presupuestos del municipio de Río Grande son equilibrados y creo que está bien aplicado el gasto”, elogió, pronunciándose a favor de que el municipio mantenga el impuesto inmobiliario, porque “es un derecho adquirido”.

Respecto de la gestión Bertone, dijo que “por la mochila que le dejaron, es brillante. La gestión es buena por cómo está haciendo las cosas pero además, con lo que recibió, y hablamos del 103% en sueldos de la gestión anterior, es brillante. Le doy un muy bien diez felicitado”, concluyó Baccichetto.

Comentarios

Comentarios

Related Articles

Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Decano de la U.T.N Tierra del Fuego:
Ing. Mario Félix Ferreyra
Vicedecano de la U.T.N Tierra del Fuego:
Ing. Francisco Álvarez
Secretario Administrativo de la U.T.N. Tierra del Fuego:
Lic.Carlos Alberto Cabral
Director de la Radio de la U.T.N. Tierra del Fuego:
Néstor Alberto Centurión
Fecha de Fundación de la Radio: 1 de marzo de 2012
Domicilio legal de la emisora: Sabatini 55 Planta Alta
Ciudad: Rio Grande Provincia: Tierra del Fuego
Teléfono Fijo: (02964) 432528 (int. 158)
Celular del Director: (02964) 15505797
Celular de la Radio: 02964 -15544394
E-mail del director:a.centurion23@gmail.com
E-mail de la radio: radiouniversidadrg@gmail.com
Frecuencia de la emisora: 93.5 Mhz
Resolución definitiva: Nº 0821-AFSCA/15
Nombre Fantasía: La Tecno
Sitio Web: www.radiouniversidad.com.ar
publicidad