• Telefonos: 432528 Int. 158 - Cel. 15544394
  • info@radiouniversidad.com.ar

“Mi historia personal hay que multiplicarla por muchos compañeros y compañeras que hoy no están y por quienes también han sobrevivido”

Eso indicó Elida Deheza, ex legisladora y dirigente gremial de la provincia, oriunda de Rosario y quien estuvo presa en las cárceles de la Dictadura entre los años 1978 y 1983 donde fue brutalmente torturada y violada. En dialogo con Radio Universidad durante el programa “De la Mejor Manera”, junto a Lorena Vera y Alberto Centurión, director de la emisora, y en comunicación directa con nuestro corresponsal en Roma, el Dr. Marcello D´Aloisio, Deheza remarcó que “afortunadamente en Río Grande tuvimos la victoria de que cada 24 de marzo no hace falta que nosotros organicemos algún tipo de acto en conmemoración, sino que ya existe una autoconvocatoria por parte de estudiantes, organizaciones sociales y demás actores sociales que luchan porque esta causa no quede en el olvido”.

P1190347

24-03-16 Río Grande.- Elida Deheza, ex legisladora,  fue torturada y violada luego de su detención, estuvo presa en las cárceles de la Dictadura entre los años 1978 y 1983, acusada por un Consejo de Guerra, a causa de su militancia política en la Juventud Peronista de la ciudad de Pérez, ubicada en el Gran Rosario.

En este sentido Elida destacó que “quienes sobrevivimos de la dictadura le damos mucho valor a los espacios en donde nos permiten poner la palabra. Es así que lo que tengo para decir, si bien es una historia personal, esta historia se replica en todas las compañeras y compañeros que estuvimos secuestrados y después detenidos durante la dictadura y que muchos de ellos hoy están desaparecidos y por quienes también han sobrevivido”.

Vale decir que si bien Elida Deheza actualmente está jubilada, fue dirigente gremial en el sindicato docente además de desempeñarse como personal no docente en el Polivalente de Arte durante mucho tiempo. De este modo, sostuvo que “siempre pude hablar sobre estos temas con los jóvenes. Ellos realmente están interesados en conocer no sólo lo que fue la dictadura sino conocer nuestra historia. Si bien ha habido casos en que los padres se han quejado, teniendo en cuenta que en la provincia están radicadas las Fuerzas Armadas, es realmente muy enriquecedor poder hablar con ellos”.

“Afortunadamente en Río Grande tuvimos la victoria de que cada 24 de marzo no hace falta que nosotros organicemos algún tipo de acto en conmemoración, sino que ya existe una autoconvocatoria por parte de estudiantes, organizaciones sociales y demás actores sociales que luchan porque esta causa no quede en el olvido”, manifestó.

Por otro lado, Elida contó que “al momento de declarar en los juicios fue realmente muy difícil, ya que lo tuve que hacer delante de mi hija. Uno a sus hijos les cuenta su historia de vida, pero trata de evitarles el horror porque no suma en nada. Sin embargo, en los juicios el detalle minucioso se hace imprescindible porque no tienen dimensión de lo que una pudo haber vivido”.

Al ser consultada por la opinión que tiene acerca del Papa Francisco, Deheza manifestó que “tengo por él el respeto que se merece porque es el Papa de los argentinos, pero por supuesto no desconozco las acusaciones que ha tenido sobre el rol que tuvo durante los años de la dictadura, aunque no podría opinar de la veracidad de esas cuestiones más que lo que he leído en los medios”.

Asimismo, consideró “absolutamente importante la decisión por parte del Papa de desclasificar los archivos del Vaticano durante la época de la dictadura. Si bien estamos resistiendo el silencio de los represores, hay mucho lugares en donde puede llegar a haber información muy útil y es fundamental que salga a la luz, ya que en hubo varios casos de sacerdotes que tuvieron implicancia con esta cuestión”.

En el marco de la visita a la Argentina del presidente de EE.UU Barack Obama Elida opinó que “creo que es un error y más en esta época que se conmemora el aniversario de la dictadura cívico-militar, porque Estado Unidos tuvo mucho que ver con lo que fueron las dictaduras en Latinoamérica y lo miraban de lejos”.

“A nivel nacional el gobierno está desarticulando todas las estructuras que se habían construido para poder impulsar los juicios de lesa humanidad, por lo que creo que no estamos en un buen momento. Es por eso que saldremos a la calle a reclamar, como lo hemos hecho siempre, para que los juicios se hagan y los culpables sean condenados”, indicó.

Por otra parte, Elida se refirió a su llegada a Tierra del Fuego y contó que “vine por dos razones, una por la situación económica debido a la hiperinflación del gobierno de Alfonsín. Además, necesitaba alejarme de Rosario porque los presos políticos cuando salimos los compañeros de militancia nos trataban como próceres y yo necesitaba empezar de nuevo y tener una certeza interior, en un lugar donde nadie me conocía. Tierra del Fuego me permitió crecer en lo personal, en lo colectivo, poder conseguir un trabajo. Es una provincia que a pesar de su lejanía me ha dado la serenidad que necesitaba”.

Por último, Deheza sostuvo que “la situación actual de la provincia es realmente muy complicada. Se han tomado una serie de decisiones políticas que evidentemente han tenido una repercusión muy importante en los trabajadores Seguramente hay quienes tiene más responsabilidades que otro, pero indudablemente la mayor responsabilidad la tiene el Estado y es el encargado de encontrar una salida, aunque resulta muy difícil cuando del otro lado no existen posibilidades de acercamiento”.

Historia del horror

En cuanto al momento de su detención Elida recordó que “era militante de la juventud peronista en los ’70 y vivía en la ciudad de Pérez, la cual está muy cerca de Rosario. Fue en el año ´75 que me mudé a Rosario porque sufríamos la persecución de lo que se conocía como la Triple A, ya que conocíamos varios casos de compañeros que habían sido agredidos y amedrentados por la misma. Allí trabajaba en un taller industrial por lo que vivía en una pensión”.

“Fue durante los primeros días de enero de 1977 que el ejército allanó la pensión. En ese momento estaba el servicio militar obligatorio y el ejército involucraba en estas cuestiones a los soldados que lo estaban haciendo sin ser militares de carrera. Cuando me sacaron al patio había muchos militares en el techo, entre ellos varios soldados”, contó.

“La pensión era grande y había mucha gente, con lo cual el operativo en el marco de la presencia de las personas allí estaban parecía tener cierto grado de legalidad. El jefe del mismo se presentó, dijo que me iban a detener porque yo era una subversiva y porque me estaban buscando, solo a mí”, dijo.

Continuando con su relato Elida indicó que “una vez que cruzamos el pasillo por supuesto comenzaron los golpes, me dijeron lo que me iba a pasar y que me iba a morir. Me subieron al camión y me llevaron al 2do cuerpo de ejército que está en el centro de la ciudad. Allí le dijeron al jefe que el lugar estaba ocupado, que no había lugar y que me llevaran a la jefatura de policía, la cual también está en el centro. Allí funcionaba el Servicio de Informaciones que se convirtió en el centro clandestino de la ciudad de Rosario por el que pasamos más de 2000 personas”.

Asimismo, recordó que “cuando me bajaron del camión, me recibieron con una trompada, me pusieron una venda, una capucha y me ataron las manos a la espalda. Subí las escaleras, llegué a un lugar donde continuaban los golpes pero la sala de torturas estaba ocupada, ya que allí estaban torturando a un compañero. No obstante, tenían como reemplazo una picana eléctrica manual, que tiene una descarga menor a la que utilizarían después”.

“Fue allí que comenzó ese tipo de interrogatorios que son alucinantes, porque todos te pegan a la ve, todos te preguntan a la ve, sin intenciones de que contestes sino que en realidad es un modo de enloquecerte y advertirte qué es lo que va a seguir. Me preguntaban por mis compañeros, por la militancia, hasta que me preguntaron por qué motivo me decían negra”, agregó.

Del mismo modo, Deheza contó que “una vez que la sala de tortura se desocupó me llevaron a mí, me acostaron en una camilla de metal con gomas en las muñecas y en los pies debido a que la descarga eléctrica es muy fuerte, para que no te mueras. Habrán sido entre ocho y die personas, todos varones, que me quitaron la ropa y luego de un extenso momento de opinar acerca de cómo me veía desnuda, cómo era mi cuerpo y cuántas veces me iban a violar, me tiraron agua hirviendo, que después supe que era ácido. Después de esa locura, me dejaron sola y por debajo de la venda, en el piso estaba mi compañero de militancia desfigurado por la tortura y muerto. Además, pude llegar a ver un cuadro de del Sagrado Corazón de Jesús, lo cual sonaba casi como un absurdo absoluto en medio de esa situación”.

“Recuerdo que estaba Lo Fiego, quien era el torturador por excelencia, se decía que era médico pediatra, una persona con un grado de perversión y ferocidad inolvidable para todos lo que pasamos por allí. Con él comenzaron realmente las escenas de tortura, con picana eléctrica, horas interminables, donde también existía el tipo que te decía ´no te preocupes, yo estoy acá, te voy ayudar, pensá en tu hermana, en tu vieja’ lo que daba la pauta de que ellos sabían quién era mi familia”, manifestó.

“Uno en esas circunstancias descubre que tiene un umbral de dolor muy alto y que si bien el cuerpo se paraliza por el espanto, la cabeza funciona a mil revoluciones por minuto. Uno piensa en qué les puede contestar sin entregar a ningún compañero pero a la ve que sea algo que les sirva”, agregó.

Fue así que Elida indicó que “después de eso no puedo decir qué siguió, porque tengo un momento en blanco donde no recuerdo cómo me sacaron de allí. Creo que estuve dos días y de idas y venidas, hasta que me desperté en un lugar que era una especie de rotonda, que mis compañeros llamaban el boulevard perdiste, porque después de ese lugar o volvías a la tortura o te bajaban al sótano”.

En relación a su momento más crítico durante la detención Elida aseguró que fue cuando fue violada. “Todas las mujeres que estaban allí fuimos violadas. Uno al estar en esa situación está preparado para muchas cosas, pero la violación es un quiebre emocional realmente muy grande”, dijo  al tiempo que destacó “todo es fue parte de un plan, por lo que nosotras en el juicio de Rosario solicitamos que las violaciones sean tenidas en cuenta como delitos de lesa humanidad”.

“Es tan profundo el choque que te produce que te violenten el cuerpo que uno hasta llega a pensar que podría haber hecho algo para impedirlo. Además, tuve la angustia durante muchísimo tiempo ya que creía que podía haber quedado embarazada de un monstruo del servicio de informaciones”, remarcó.

Al mismo tiempo, Deheza explicó que “por ser mujeres y no haber cumplido con el mandato social que el catolicismo en aquel momento promulgaban el cual establecía que nosotras debíamos estar en la casa, es que ellos nos castigaban de esa forma, el castigo adicional era la violación”.

De igual modo, Elida recordó otro hecho que la marcó para toda su vida y contó que “estaba allí con otra compañera, Alicia Tierra, quien estaba embarazada y esposa de Alberto Tión, el compañero que yo había visto muerto en la sala de torturas. Cuando ella me contó su situación en unos pocos segundos que estuvimos juntas, no me animé a decirle la verdad, no tuve el coraje de decirle que su marido había fallecido. Luego de unos días escuché gritos de ella llamándome, pidiendo ayuda porque se la llevaban. En un momento pensé que por estar embarazada la trasladaban a otro lado. No obstante, hace unos años en 2013, el equipo de antropología forense descubrió sus restos en el cementerio de la Piedad en Rosario. Ella había sido asesinada”.

Finalmente, Deheza se refirió al momento después de permanecer  en el Servicio de Informaciones y dijo que “me pasaron a disposición del Poder Ejecutivo Nacional, me hicieron un Consejo de Guerra en el comando, en Rosario y me llevaron detenida a la cárcel de Villa Devoto en Capital Federal. Luego, en el ´78 desde el Exterior se cuestionó mucho que la dictadura militar juzgara civiles en tribunales militares, por lo que las actuaciones pasaron a los juzgados federales donde los jueces las dieron por ciertas sin hacer ningún tipo de revisión.  Finalmente, en 1983 salí en libertad condicional, hasta los primeros meses del ´84 que el presidente Alfonsín en Democracia conmutó las penas de los que habíamos tenido causas. Fue ahí donde retomé mi vida normal, por decirlo de alguna manera”.

Cabe mencionar que en esta causa se encuentran imputados Lucio César Nast, Carlos Ulpiano Altamirano, José Rubén Lo Fiego, Ramón Telmo Álcides Ibarra, Julio Fermoselle, Ovidio Olazagoitía, Ernesto Vallejo, Eduardo Dugour y Pedro Travagliante, por crímenes en perjuicio de 43 víctimas.

Se trata de un desprendimiento de la causa “Díaz Bessone” (Ex Feced), caratulada “NAST, Lucio César s/ Privación ilegal de la libertad agravada en concurso real con los delitos de tormentos calificados y asociación ilícita.

Elida Deheza, ex legisladora,  fue torturada y violada luego de su detención, estuvo presa en las cárceles de la Dictadura entre los años 1978 y 1983, acusada por un Consejo de Guerra, a causa de su militancia política en la Juventud Peronista de la ciudad de Pérez, ubicada en el Gran Rosario.

Elida Deheza, ex legisladora, fue torturada y violada luego de su detención, estuvo presa en las cárceles de la Dictadura entre los años 1978 y 1983, acusada por un Consejo de Guerra, a causa de su militancia política en la Juventud Peronista de la ciudad de Pérez, ubicada en el Gran Rosario.

Related Articles

Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Decano de la U.T.N Tierra del Fuego:
Ing. Mario Félix Ferreyra
Vicedecano de la U.T.N Tierra del Fuego:
Ing. Francisco Álvarez
Secretario Administrativo de la U.T.N. Tierra del Fuego:
Lic.Carlos Alberto Cabral
Director de la Radio de la U.T.N. Tierra del Fuego:
Néstor Alberto Centurión
Fecha de Fundación de la Radio: 1 de marzo de 2012
Domicilio legal de la emisora: Sabatini 55 Planta Alta
Ciudad: Rio Grande Provincia: Tierra del Fuego
Teléfono Fijo: (02964) 432528 (int. 158)
Celular del Director: (02964) 15505797
Celular de la Radio: 02964 -15544394
E-mail del director:a.centurion23@gmail.com
E-mail de la radio: radiouniversidadrg@gmail.com
Frecuencia de la emisora: 93.5 Mhz
Resolución definitiva: Nº 0821-AFSCA/15
Nombre Fantasía: La Tecno
Sitio Web: www.radiouniversidad.com.ar
publicidad